Diario de una FAT GIRL #6

noviembre 03, 2014



¡Hello mis FAT GIRLS!


Hoy vengo con una anécdota que me ha pasado hace nada. 
El día de todos los santos tuve un pequeño accidente de coche por culpa de un señor mayor (que sinceramente, no debería tener ya carnet de conducir porque el hombre apenas si se sostenía en pie) y bueno, como soy una borrica me fui a trabajar, pero obviamente, el latigazo cervical me lo llevé puesto y tuve que irme antes de tiempo directa al hospital porque me dolía un jodido cojón.
Pues bueno, la anécdota es esta. Yo ya llevo mucho tiempo jodida de las cervicales, tengo una rectificación cervical que, para las mentes que no conozcan a qué se refiere ese término, significa que en vez de tener la forma habitual de media luna, están completamente rectas, tanto que cuando los médicos ven mis radiografías, tienen miedo porque casi hacen la forma habitual en el sentido contrario al normal y todo ello provoca dolores constantes de cabeza, cervicales, espalda, lumbares...Vamos, que te deja hecha una puta mierda.
Entonces claro, la amable doctora (que hay que decir que era majísima) me preguntó por el tema y si me habían tratado de ese problema, a lo que respondí que solo con antiinflamatorios y relajantes musculares que me dejan cual porreta que se ha fumado una plantación de marihuana, y le expliqué, que esos dolores, muchos especialistas que se hacen llamar médicos, me dijeron que eran por el peso, o de nervios. 
A lo que la doctora me respondió:
—¿Por el peso? ¿Es qué caminas con la cabeza?—se sorprendió.
¡Me entraron ganas de aplaudir, os lo juro!
Por primera vez, una doctora que me mira el tema de los dolores cervicales no alegó mi dolencia al peso. 
¡Dios existe, gritemos aleluya! 


Me hizo hasta ilusión que me dijera que mis cervicales estaban muy jodidas y que tenía que hacer rehabilitación, solo por el hecho de por fin corroborar que no era por el PESO. ¡Joder, si después de 22 kilos que he perdido, siguen diciéndome lo mismo, yo ahorro para hacerme una lipoescultura y a tomar por culo las dietas! Pero claro, si hago eso capaces son de decirme que es por la operación. La cuestión es dar por saco...


Así que bueno, en definitiva, mis dolores de brazos, piernas, cabeza, cervicales y espalda ya puedo decir que nos son por ser una Fat GIRL. Eso sí, aun no sé porque son...eso espero conocerlo en el próximo episodio, porque ya van 6 años aguantando estar día sí día también con dolores de algo. ¡Así no se puede vivir, os lo juro! Es frustrante sentir que no vales una puta mierda porque hay días en los que no te puedes ni mover. ¡Qué tengo 22 años macho! Y parezco una abuela con atrosis...

Pósdata: Estoy hecha una mierdecilla y me duele todo, pero soy una curranta que no pilla la baja...por ahora...hasta que pete, que poco me falta.




¡Hasta la próxima mis FAT GIRLS!





Melanie Alexander

Esto podría gustarte...

1 comentarios

  1. Jajaja vaya menos mal que una doctora tiene un poco de lógica... siento lo de tu accidente, mucho ánimo!! Besitos

    ResponderEliminar

Facebook Autora

Facebook EGDLD