Soy Carel y soy un vampiro muy sexy

mayo 02, 2017

Hola a todas las hermosuras del planeta tierra.

Melanie está algo convaleciente y he tomado su blog para presentarse mientras la cuido. Hay que tener contenta a la jefa a pesar de que me juego las pelotas con Olympia, pero Melanie lo merece y si Olympia se pasa, corro el riesgo de quedarme sin el amor de mi vida.
Mi nombre es Carel. Soy un espartano de más de 3200 años de vida. Nací en la época de la guerra de Troya y ahora soy vampiro.
Así de simple.
Cuando me transformé, perdí cualquier atisbo de mi memoria. Olvidé todo lo que era, a quién amaba y qué buscaba. Mi vida ha estado más vacía de lo que creía hasta que llegué a la ciudad inglesa de Exeter, en el condado de Devon. Una ciudad muy variopinta y llena de contrastes en la que se ocultaba un clan de vampiros renegados (de esos que se cargan humanos inocentes, siembran el caos y todas esas cosas que hacen que el mundo cada día sea un lugar peor), dispuestos también a echar a los dioses del Olimpo y destruirlos con un libro llamado El grimorio de los dioses.
Dicho libro, contiene el poder para destruir a los dioses supremos, aquellos por los que yo lucho desde hace más tiempo del que logro recordar.

Mi vida no es apacible, para nada. Llevo inmerso en una guerra milenaria desde hace demasiado tiempo y me he sentido vacío desde el principio. Hasta que Olympia apreció en mi vida.

Por supuesto, no fue sencillo. Melanie se encargó de poner muchos baches en nuestro camino y no ayudaba el hecho de que Oly tuviera un carácter, ¿cómo definirlo? Irascible.
Está como una puta regadera y yo soy un arrogante que intenta a cada instante sacarla de quicio. Es un pasatiempo muy enriquecedor. Además, tengo algo que consigue volverá loca, y es que estoy tremendo.
E aquí la prueba...


Melanie dice que me parezco a William Levy en sus tiempos mozos, solo que gracias a la inmortalidad yo estoy bueno para siempre y ni siquiera las constantes peleas con Olympia serán capaces de producir arrugas en mi inmaculada piel.
Las mujeres antes se arrodillaban a mis pies, ahora ni lo intentan porque hay una vampira bastante celosa a mi alrededor que no dudaría en acabar con sus vidas con solo chasquear los dedos. Le gusta mucho matar, pero estoy intentando arreglarlo...
Ahora las cosas están más calmadas, pero hemos pasado mucho en muy poco tiempo. La guerra llegó al punto álgido cuando descubrimos la verdad que los propios dioses nos ocultaron durante siglos para salvaguardar sus traseros inmortales.
¿Egoísmo? 
Por supuesto. Son dioses.

Podéis conocer mi historia en la trilogía, de principio a fin. Puede que a veces me odiéis, o como la mayoría de féminas, me adoréis.
Como he dicho. Soy irresistible, pero imperfecto. Dicen que una cara bonita no lo es todo, por suerte yo la tengo y soy buen chico.

A veces...

Bueno, como diría Olympia, soy un arrogante de mierda, pero todo y con eso, me hago querer mucho. 
Os prometo por mi inmortalidad, que no os arrepentiréis de conocerme y disfrutar de una aventura sangrienta, pasional con un mundo donde Dioses, Demonios y seres de la noche, luchan por el poder.
Aquí tenéis los links dónde poder conseguirlos en cualquier parte del mundo. Además, estoy de oferta durante un tiempo limitado.



¡Únete al mundo de El grimorio de los dioses!
¡Mordiscos!


CAREL



N.A: todas las portadas de mis novelas son diseño de Alicia Vivancos

Esto podría gustarte...

2 comentarios

  1. Amo a Carel (Oly, con todo el cariño del mundo lo digo, no te lo voy a robar), me gustaría conocer al resto de la tropa, estoy a puntito de acabar el segundo libro para ya devorar el tercero ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola, no conocía tu blog, pero desde ahora ya tienes una nueva seguidora.

    No conocía esta historia pero me la apunto para buscar info y reseñas a ver que tal.

    Si te apetece conocer mi blog te espero en: Bibliotecaria recomienda…

    ResponderEliminar

Facebook Autora

Facebook EGDLD