El misterio de los hashtags

noviembre 14, 2017

¡Hola mis preciosuras unicornianas!


Hoy os traigo otro misterio de esos que copan mis pensamientos a todas horas, bueno... durante los 5 segundos en los que me descojono.
Podría considerarse paranormal, pero sería mejor denominarlo para subnormal.

Estoy gorda, eso ya lo sabéis muchos, ¿no? 
Pues vale. Ahí está mi secreto mejor guardado.

Resultado de imagen de gif omg cat

Está de moda poner hashtags en todo, es decir #yloquesetepaseporlacabeza y yo soy de ese grupo de borregos, sobre todo en Instagram (que si no me seguís, ya estáis tardando, que subo fotos cuquis y hago instastories diciendo subnormaladas, melalexander21.).
No me matéis.

Resultado de imagen de gif alto


Por lo tanto, cada vez que subo una foto en la que salgo suelo poner #curvygirl #soyunafatgirl, #lovexl etc...

¿Y qué pasa después?

Resultado de imagen de gif what

Pues además de la serie de likes en las fotos, ya sea en Instagram o Facebook, aparecen los fantasmas del más allá que te agregan.
Y ¡OH! ¡Qué casualidad! Todas esas personas son nutricionistas profesionales, entrenadores personales, gente fit, influencers tope molones y te proponen dietas para sentirte mejor contigo misma porque todo el mundo sabe que no hay gordos que se quieran, que nos odiamos y comemos y comemos para sentir que algo en nuestras vidas funciona.

Resultado de imagen de gif jessica jones

Ahora esto va para vosotros, señores catedráticos nutricionistas con diploma de la tómbola.
¿En algún momento te he pedido consejo? ¿He dicho que quiero que me hagas una dieta? ¿He dicho que necesito urgentemente alguien que me ayude a volver a mi peso?

No.
Resultado de imagen de gif no

No te he pedido una puta mierda. Hay una cosa que se llama espejo, y ¡vaya! Tengo varios en mi casa y me veo todos los días. Sé cómo estoy y aunque no te lo creas, sé lo que debo hacer para cambiarlo. Pero hostia, ahora mismo no me sale del potorro hacerlo.

Resultado de imagen de gif no tengo el chichi para farolillos

No me apetece que vengas tú, un completo desconocido, me agregues a Facebook o Instagram e instantáneamente me envíes un privado con la excusa de que puedes ayudarme.
¿Te he pedido ayuda? No ¿verdad? Pues guárdatela para el que te la pida.
Debéis estar desesperados por encontrar clientes que os paguen para que les hagáis dietas milagrosas que luego tienen un efecto rebote de la hostia, tanto que te conviertes en la pelota que rebota, pero no son formas. La gente que va a nutricionistas o dietistas o entrenadores personales, lo hace porque le sale de la seta. Suficientes engaños de métodos milagrosos hay por las redes como para que vengáis a tocar el higo al personal.

Estoy gorda, ¿y qué? ¿Tanto te molesta que inmediatamente tienes que venir a decirme que eres un nutricionista la hostia de bueno?
Pues si es así, te jodes, porque no te voy a hacer ni puto caso y me voy a comer un Donut a tu salud mientras leo las maravillas maravillosas que has conseguido con tus clientes.

Resultado de imagen de gif eat donut

No te necesito. Yo misma sé cómo soy y sé cómo estoy. No tienes que venir a recordarme algo que yo ya sé. Seguiré poniendo los hashtags y si quieres darme consejo, ya te digo yo dónde te lo puedes meter, por el culo que es el lugar por dónde saldrá el Donut que me he comido a tu salud.

Basta ya de perseguir a los gordos. Sabemos cómo estamos y no necesitamos nutriciofrikis vigoréxicos intoxicados de gordofobia
Y si te jode ver gordos por la calle y convulsionas con fuerza y sientes la necesidad de ofrecerle tus servicios, métete el dedo en el culo y te relajas. 
Aunque creas que haces bien, te equivocas. Te estás metiendo en la vida de alguien, y no de una forma muy amable, precisamente.
Así que lo dicho, guárdate tus putos consejos para aquellos que te los pidan. Al resto, déjanos con nuestros hashtags de gordos que molan mucho y a seguir haciendo lo que queramos.

P.D: abstenerse comentarios tipo: es por tu salud y derivados.
No somos tontos, solo gordos.


Comentad, compartid el post y no olvidéis seguirme.

¡Hasta la próxima preciosuras! 


Melanie Alexander 




Esto podría gustarte...

0 comentarios

Facebook Autora

Facebook EGDLD