Guía para autopublicados: 2 Corrección

febrero 06, 2018







Cuando ya tenemos el registro de nuestra novela, es el momento de ponernos con el siguiente paso.
¿Podrías publicar directamente después de esto?
Sí, pero no te lo recomiendo.
Debes tener en cuenta que al auto publicar te conviertes en escritor y editor de tu novela y no es un trabajo que sea sencillo porque requiere muchos más pasos que el solo hecho de escribir. Eso no lo es todo.
Lo siguiente muchos lo toman como algo opcional, pero hacerlo de la forma correcta marca la diferencia y hace que el autor, aunque sea novel, goce de buena imagen porque demostrará que de verdad le importa que su trabajo se vea lo más profesional posible.
A pesar de haber revisado tu novela varias veces, como ya he dicho anteriormente, uno mismo es incapaz de ver todos los fallos, incluso aunque alguien te ayude en el proceso, hay cosas que se escapan. Puedes guiarte por opiniones de amigos y adaptar las sugerencias a la novela, no obstante, contratar a un corrector profesional para terminar de pulir la historia, es la decisión más acertada, y a la larga, invertir en ello ayudará a que la imagen de tu trabajo sea la más correcta posible.

Aquí os voy a dejar qué tipo de correcciones son las que necesitaréis para pulirla por completo:
Corrección ortotipográfica y de estilo: Un corrector de estilo es alguien a quien se le entrega una obra antes de ser publicada a fin de que realice los cambios que necesita para resultar bien acabada.
Este profesional no es un escritor que toma la obra de otro y la embellece; su trabajo consiste en estudiar y mejorar los aspectos tipográficos y gramaticales, es decir, pulir cuestiones de sintaxis y gramática y todos aquellos detalles que impidan que la obra pueda leerse limpiamente o que impidan su comprensión. Su trabajo es fundamental para lograr un buen acabado de las obras, fundamentalmente porque el escritor es el peor corrector para su propia obra, ya que mientras analiza conceptos que tienen que ver con el estilo, también observa otros aspectos de la historia (personajes, acontecimientos, etc) y entonces puede no darse cuenta de pequeños detalles que necesitan ser revisados.
En la corrección ortotipográfica los profesionales utilizan una serie de símbolos para marcar sobre la obra aquellos cambios necesarios para posteriormente realizarlos desde el ordenador; de este modo se puede llevar a cabo un trabajo organizado y detallista.
La corrección ortotipográfica y de estilo, en definitiva, permite que una buena obra redactada de forma poco conveniente sea modificada para que los lectores la comprendan mejor y la disfruten.
Además, como en todo proceso, el autor siempre tendrá la última palabra.
Una vez el corrector haya revisado tu obra, te la enviará con la sugerencias de cambios y correcciones y ya estará en tu mano, aceptarlo o no.

Repito que este proceso es importante, ya no solo de cara al resultado final de tu escrito, también para aprender todavía más el manejo de la lengua. Los cambios siempre deben ser para bien y debéis tener en cuenta que dejar vuestra novela en manos de un corrector no hará que cambie el sentido de lo que habéis escrito, simplemente está ahí para remarcar los pequeños fallos y ayudarte a repararlos para hacer de tu historia algo mejor, dinámico y más sencillo de entender para los lectores.

Nota: Como añadido también están los lectores profesionales o lectores cero, que se encargan de proporcionarte un informe detallado de la novela. Este tipo de trabajo te ayudará a ver dónde flaquea la historia en cuanto a trama y a tener una opinión profesional de todo el conjunto.


Hasta la semana que viene.





Esto podría gustarte...

0 comentarios

Facebook Autora

Facebook EGDLD